El Callejón del Muerto

Corría el año de 1785 en la Puebla antigua, eran las 3 de la madrugada cuando Doña Juliana Domínguez, esposa de don Anastasio Priego (familia acaudalada y respetada en la Ciudad de los Angeles y dueños del mesón de Priego), comenzó con los dolores de parto previas al alumbramiento de su primogénito y era necesario ir urgentemente por la partera, doña Simonita. Don Anastacio corrió por su sombrero, capa y espada y pidió a la servidumbre que fueran preparando todo lo necesario para el nacimiento de su hijo mientras él regresaba con la partera.

Era una noche lluviosa y tormentosa, motivo por el cual quisieron acompañarle sus ayudantes, además porque siempre las horas de madrugada han sido propicias para asaltos y asesinatos,  Don Anastasio no quiso la compañía de nadie y se dirigió solo hacia la parroquia de Analco, que en aquellos tiempos era panteón, dirigiéndose hacia la calle de Santo Tomás, hoy conocida como la 5 oriente. Por lo oscuro de la noche, iba alumbrándose con una lámpara de aceite cuando lo sorprendió un tipo que en forma enérgica y poco cortés desenvainó su espada y se la puso en el abdomen al señor Priego al mismo tiempo que le exigía todas sus pertenencias. Para esto, Don Anastasio siempre era conocido por ser hábil en el arte de la esgrima, y tanto que pocos lo retaban, motivo por el cual dio un salto y sacando su espada con la rapidez de un rayo, la hundió en el corazón del asaltante, quien de inmediatamente cayó muerto.

Con la prisa que tenía por llegar a donde estaba la partera se olvidó de lo ocurrido y llegó hasta el hogar de ésta para dirigirse a su casona. Pasaron por el puente de Ovando, evitando regresar por el mismo rumbo y ver la sangrienta escena que había dejado, cruzaron la plazuela de Analco viendo a lo lejos a la muchedumbre que se arremolinaba en torno al cadaver del criminal para llegar un poco más tarde de nuevo al mesón. Llegaron justo a tiempo para recibir a un par de gemelos. Al terminar su trabajo, don Anastasio acompañó de nuevo a la partera; más que por cortesía, fue por regresar al lugar del crimen donde encontró el cadáver rodeado de parrquianos que oraban por el alma desgraciada.

A partir de ese momento, le empezaron a llamar el callejón del muerto, antiguo callejón de illescas ubicado entre la 3 y 5 oriente esquina con 12 sur. Se cuenta que desde ese momento comenzó a aparecerse el asaltante a todo aquel que pasaba a horas no apropiadas, motivo por el cual don Marcelino Yllescas, vecino del lugar, mandó a hacer misas en su honor.

Una tarde de agosto, en el atrio del templo de Analco llegó un hombre que abordó al sacerdote Francisco, -conocido en los alrededores cariñosamente como el Padre Panchito- al mismo tiempo que le tomó del brazo pidiéndole que lo confesara. Como el sacristán ya iba a cerrar la iglesia, el padre Panchito, como cariñosamente lo llamaban, le pidió que no lo hiciera porque iba a entrar al confesionario. El tiempo transcurría y el sacristán entró a la iglesia, pero ni el sacerdote ni el hombre se encontraban. Todos los días a las siete de la mañana el padre Panchito celebraba misa, pero en esta ocasión no acudió. El párroco y el sacristán acudieron a su casa y lo encontraron muy grave, enfermo de tifus, por lo que el párroco confesó al padre y en su confesión éste le dijo que había dado absolución a un hombre que tenía mucho tiempo de muerto y que como estaba penando, venía con permiso de Dios a buscar el perdón y el descanso eterno.

Al siguiente día, el padre Panchito murió por el impacto tan fuerte de haber hablado con un difunto y verlo desaparecer al otorgarle la absolución. Se terminó el penar de esa alma y al callejón sólo le quedó el nombre porque nunca más apareció el muerto.

4 Comentarios

  1. excelente leyenda.. soy asidua seguidora del programa y celebro que sea ruben garcia castillo quien continue con tan buen programa…. mucho exito, salud para usted.

  2. Mucho menos con los sucesos que acontecieron los siguientes dias… los cuerpos torturados de los infelices eran sacados de las mazmorras a la vista de todos, mientras que sus cabezas aparecieron clavadas en unas lanzas afuera de la mansion maldita del Callejon del Muerto .

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*