Jugando con la Ouija

Jugando con la Ouija
Jugando con la Ouija

Cuando tenia 15 años,estaba en la secundaria y me regalaron una tabla ouija.

Como yo veía como la jugaban en la escuela, pues la acepté y mis padres en ese entonces trabajaban. Sería como un viernes y me dió por jugarla en la noche, en la parte trasera de mi casa corre un arroyo que lleva consigo aguas residuales de un complejo petroquimico que se encuentra actualmente en minatitlan y pues a decir verdad no hay alumbrado por ese sector.

Me dió por jugarla a eso de las 8 de la noche antes de que mi madre llegara de trabajar. La verdad hice todo el procedimiento a como veía que lo hacian mis compañeros en la escuela, con velas y toda la cosa, lo más curioso es que ellos la jugaban en grupo y les contestaba. Sólo que yo la jugué sola a orilla de ese arroyo y a obscuras, pero la verdad, nunca me contestó.

Solo recuerdo que al pasar los años, me casé y tuve a mi primer hijo, en ese entonces visité a mi mamá en su casa y una noche estando en el baño de afuera, al salir, ví arriba de la azotea a un señor vestido con una camisa a cuadros, un pantalon de mezclilla, botas y sombrero, que se me quedaba viendo fijamente.

Me asusté por que dije, que cómo alguien estaba arriba de la azotea, si actualmente mis padres construyeron la casa pegada al arroyo y no hay modo de que nadie pueda subir, a menos que se metan al arroyo.

Estabamos mis hermanas,mi hijo chiquito de 4 años y yo, le tuvimos que hablar a un vecino para que se asomara y llegó el señor con un machete, pero no encontro nada arriba.

Eso es todo lo que a mi me ha pasado, pero dicen mis padres y mis abuelos que actualmente ven una sombra de una mujer. La verdad,yo nunca la vi a pesar de que me separé y regresé con mis padres nuevamente a la casa y digo nunca la vi por que ya me volví a casar, solo se que nunca he tenido exito.

Todo me sale mal, actualmente me casé, me tocó una buena pareja, sin vicios y muy trabajador y su familia me quiere mucho. Pero lo unico malo que no tengo a mis hijos, por eso digo que a lo mejor es el destino.